Opinión

Y ahora qué van a hacer… a qué se van a atrever… ¿Me va a arrancar?

Sharing is caring!


Por: Toño Sánchez Jr.


 “La libertad constitucional protege tanto las expresiones socialmente aceptadas como las que son inusuales, alternativas o diversas, lo cual incluye las expresiones ofensivas, chocantes impactantes, indecentes, escandalosas, excéntricas o simplemente contrarias a las creencias y posturas mayoritarias, ya que la libertad constitucional protege tanto el contenido de la expresión como su tono. Así, lo que puede parecer chocante o vulgar para unos puede ser natural o elocuente para otros, de tal forma que el hecho de que alguien se escandalice con un determinado mensaje no es razón para limitarlo, mucho menos si el que se escandaliza es un funcionario público”. Sentencia de la Honorable Corte Constitucional T-391 de 2007. 

Un oscuro panorama se cierne sobre mi cabeza con el fallo en segunda instancia del Tribunal Superior del Distrito Judicial de Montería – Sala Civil, Familia, Laboral, al confirmar el fallo en primera instancia del Juzgado Quinto Laboral del Circuito de Montería que negó la tutela a Adriana Cote Velosa y a Jairo Díaz Sierra en mi contra. Militantes y activistas de partido político de derecha (o extrema derecha) Centro Demoniaco, perdón, excúsenme, Democrático, CD. 

Y escribo <<oscuro panorama>> porque como están las cosas en Colombia esta gente de la extrema derecha, representada en el Centro Democrático, en MI OPINIÓN es supremamente peligrosa y dispuesta a lo que sea. Son gente sin agüero. Que vienen sembrando de odio y resentimiento a gran parte de Colombia. 

Como los representantes del CD en la Cámara de Comercio de Montería no pudieron tomársela ‘a sangre y fuego’ (lenguaje figurado), se vinieron en contra del único periodista que no se alineó a semejante cacería pública. Por lo que comenzaron otra cacería, la judicial, en mi contra. Primero iniciaron con una tutela que acaban de perder en dos instancias, a no ser que el Defensor del Pueblo, que es cuota del CD, le pida a la Corte Constitucional que la revise. Luego, no sé con qué seguirán, pero aquí los estaremos esperando, a no ser que optén por una ‘solución final’. 

Todo inicia cuando a Adriana Cote Velosa la promueve ante el presidente Iván Duque, la íntima amiga de este en Montería, María Teresa Hadad. 

Más adelante llevan a la misma Junta a Jairo Díaz Sierra. 

A penas los nombran y toman asiento en la Junta les da un inusitado ataque de ‘moralidad pública’ y se van ‘con todos los fierros’ en contra del director y los miembros de la junta directiva. 

Antes de seguir tengo que precisar, a Díaz y a Cote, que la frase ‘con todos los fierros’, es una frase coloquial, y que no son los otros ‘fierros’ que les encantan a los colombianos de la extrema derecha. 

Lo claro es que la llegada de estos dos personajes a la Cámara de Comercio fue con ‘destinación específica’, acabar con Jorge Doria ‘a sangre y fuego’ (Lenguaje figurado). 

Pero todo esto no inició este año, viene desde hace 18 años. Cuando Jorge Doria Corrales, siendo miembro del Consejo Directivo de la CVS no le obedeció una directriz al ‘Patrón’. Ese desaire le iba a costar caro a Doria. 

Cuando este comerciante vio lo que se le venía para encima buscó alianzas políticas y así pudo aplacar el temporal. 

Pero nuevamente se le ‘agito el cañaveral’ con la aparición de Cote Velosa y Díaz Sierra en la junta de la Cámara de Comercio. 

Con un agravante. Que Díaz Sierra tiene una inocultable animadversión por Jorge Doria. Yo no conozco los motivos. No sé si son políticos, sociales, empresariales, económicos, privados o íntimos. 

Para continuar, primero quiero hacer una referencia a cómo es el comportamiento y el fenotipo de esa camarilla que comanda el Centro Democrático en Montería, puedo estar equivocado, por supuesto, pero es una inferencia mía, UNA OPINIÓN. 

– Son autoritarios como su ‘Patrón’, el mismísimo Monje que maneja la Secta. 

– Son agresivos, intolerantes y altaneros (ras). 

– Se creen los dueños del aire que respiras. 

– Son excesivamente excluyentes. 

– Se creen los únicos con derechos. 

– Desprecian todo lo que no haga parte de su camarilla. 

– Dan por sentado que todos los demás tienen defectos, menos ellos. 

– y no aceptan que nadie los contradiga o les lleve la contraria. 

Y con respecto a esto último, quien se atreva a hacerlo es etiquetado con las dos palabras más importantes y humillantes de su escaso vocabulario: “Ese es un muerto (o muerta) de hambre”. “Ese es una aparecido (o aparecida)”. 

Quien se atreva a atravesárseles, que se atenga a las nefastas consecuencias. 

Y así deben manejar su diario vivir. 

Pero… si eres un borrego, un siervo, pasarás a ser la mejor persona del mundo. En mi caso sería el mejor Periodista de Córdoba, Colombia y el Caribe. 

Yo siempre he asemejado al CD a una Secta, puedo estar equivocado, pero es MI OPINIÓN, por lo que ha llegado el momento de transcribir una definición de esta palabra. Secta: “Conjunto de seguidores de una doctrina religiosa o IDEOLÓGICA concreta, que representa una sección o sector desprendido de un conjunto más amplio, o bien que se ha separado. En todos los casos, la palabra SECTA tiene una CONNOTACIÓN de división o ruptura”. (Mayúsculas son mías). 

Por eso dentro de la Derecha hay facciones como la extrema derecha, la  ultra derecha, los fachos, los autoritarios, los dictadores de derecha, en fin, una amalgama de excluyentes reyezuelos. 

Y como en todo, en Córdoba hay unas secticas dentro de la secta del CD. Desde donde ordenan lo que se debe hacer. La entidad que se van a tomar. El personaje que hay que satanizar o perseguir. 

Conozco de una que funciona en la Calle 41 con Avenida 1ª en Montería, donde antes había un afamado cabaret. No sé si hoy sigue siendo lo mismo, pero con otra razón social y operando como tal desde la clandestinidad. 

Bueno, pero sigamos. 

Adriana Cote y Jairo Díaz Sierra, en un inusitado y sorpresivo ataque de moralidad pública se les dio por caerle a la Cámara de Comercio de Montería. 

Para ello se buscaron tres aliados. 

– Procurador Nicolás Barguil. Que es como el eslogan de un aguardiente paisa: ‘Pa’ las que sea’. 

– A Jairo Osorio, que es conocido en el estrato seis y siete por ser el abogado que sabe como manejar los ‘tecnicismos jurídicos’ y ‘leguleyadas’ para que los ricos no paguen el Impuesto Predial que deberían. No estoy escribiendo que esto sea ilegal, solo que esa es su especialidad, la de escarbar para que sus poderdantes no paguen el Predial debido. Aprovecho para pedirle respetuosamente a este abogado que aclare si él está incurso en un proceso por tenencia de tierras. Todo esto porque cuando uno se mete a ser catón moral o justiciero de la moral se tiene que ser -o parecer- ‘más blanco que la nieve’, como lo señala ese bello Salmo 51. 

– Y el tercer aliado fue la Prensa. 

Para esta última se valieron de un contrato de publicidad que tengo con la Cámara de Comercio de Montería desde hace 10 años. Y le mostraban cuánto me pagaban, todo esto para despertar el odio y la envidia, para que les ‘copiaran’ el mensaje y se convirtieran en sus aliados en la campaña punitiva. Y así fue. 

Al ver todo este engranaje y despliegue yo INFIERO, podré estar equivocado, que no creo, que esto se parece a lo que tipifica el Artículo 340 del Código Penal… Concierto Para Delinquir. Pero parafraseando sería ‘Concierto Para Delinquir desde la legalidad’. 

En el concierto todos los bandidos cumplen un rol, una tarea.  

En este ataque a la Cámara de Comercio todos sus aliados cumplieron un rol, una tarea. 

El día que radicaron en la Procuraduría de Montería la denuncia, fue casi que a la misma hora que lo hicieron en la de Sincelejo. Fue una escalofriante sincronicidad. 

Todos los días Jairo Osorio daba aportes de cómo había que caerles y qué había que pedir. 

Y todos los días medios de comunicación publicaban lo que los miembros del CD, en la Cámara de Comercio de Montería, llevaban. 

Permítanme aquí un parangón. 

Resulta que cuando hay un asesinato, en pleno sitio de una ciudad en donde debe haber Policía, pero en ese momento no la hay ni se captura a nadie, se dice que fue un ‘asesinato bien coordinado’. Igual acá, todo fue ‘bien coordinado’. 

En fin, todo iba bien. Ya el trabajo de demolición se había hecho, todo parecía que ya no quedaba piedra sobre piedra. Era inminente que el ‘golpe de mano’ había sido todo un éxito. (Una recomendación, averigüen primero que es un golpe de mano en el argot militar, aunque ustedes deben de saberlo ya que los de extrema derecha les gusta mucho eso del camuflado y los uniformes). 

Y aparecí yo. Desde un programa que según ellos nadie ve, ni oye. Y con unas columnas de OPINIÓN, que tampoco nadie lee, y plantee unas OPINIONES e INFERENCIAS. Esto los indignó. Al parecer para ellos era inconcebible que alguien se les atravesara y no fuera ‘propias tropas’. 

Por lo que se vinieron en mi contra con esta tutela. 

Aquí quiero elogiar la diligencia del Juez Quinto Laboral del Circuito de Montería, Iroldo Ramón Lara Otero. Independiente a que el fallo fue a mi favor, pero se nota que es un estudioso juez, que no hace parte de los de la escuela ‘selecciona, copia y pega’, para escurrir el debate jurídico planteado. Por jueces como este, Lara Otero, vale la pena seguir creyendo en la Justicia. 

Este juez no fue como Juan Carlos Oviedo, hoy notario en Montería, que era graduado con honores del ‘selecciona, copia y pega’, para fallar casos como este. Pero sí que era avispado para favorecer a poderosos para quedarse con tierras. 

Pero pasemos rápidamente por el fallo de primera instancia. 

Jairo Díaz Sierra dice “lo que hace el señor Antonio Rafael Sánchez Sánchez, es una claro abuso, al escudarse en su tarjeta de periodista…”. 

Bueno. Yo quiero decirle a este abogado que se las da de ser eminencia en gel, no en crema, en gel, del derecho que la tarjeta de periodista ¡¡¡NO EXISTE!!! Desde hace como 18 años, o menos. Tú PATRÓN, en su primer período de gobierno, por una Ley, convirtió el Periodismo, palabras más palabras menos, en un oficio. Y la tal tarjeta de periodista dejó de existir. Cómo es posible que irrespetes a tu ‘Patrón’ de esa manera, al no saber lo que había hecho. 

Más adelante Díaz Sierra dice: “El señor Antonio Rafael Sánchez Sánchez quien también es un contratista de la Cámara de Comercio (…) tiene contratada desde hace muchos años, una pauta publicitaria (…) pero estos servicios que contrata la entidad cameral, no tienen como objeto defender a ninguno de los funcionarios…”. 

Permítanme aquí hacerle una precisión a este blanco y puro jurisconsulto. 

Jairo Díaz, recuerdas cuando me citaste en el Club Campestre de Montería a almorzar y en donde me hablaste de varias cosas de Cerro Matoso. Yo tenía en ese momento una pauta con esa empresa, te pregunto, ¿ellos te mandaron a que te sentaras conmigo por esa pauta publicitaria? Es muy importante que me respondas este PÚBLICO interrogante. 

Más adelante se atreve este abogado Jairo Díaz a sindicarme de un “actuar sistemático”. Esto, en mi OPINIÓN, es ser hipócrita y cínico. 

El actuar sistemático fue el de ustedes en contra de los miembros de la Junta de la Cámara de Comercio de Montería. Violentaron la Presunción de Inocencia y el Debido Proceso. Y cuántas primeras páginas tuvieron a su favor. 

También Díaz Sierra dijo que mis afirmaciones “incitan al odio y a la violencia”. 

Aquí, a Dios, a la Vida y al Universo, ¡Gracias! Porque mis programas y columnas de OPINIÓN están archivadas en todas las plataformas digitales. En donde se puede constatar que esa afirmación es falsa y tendenciosa. 

Lo que sí te quiero dejar en claro, de una vez por todas, es que quien incita al odio y la violencia en Colombia es tu ‘PATRÓN’, Álvaro Uribe Vélez. Además, que tiene muchas ‘cositas’ que aclarar ante la justicia. 

No quiero extenderme más con este fallo que los lectores puede encontrarlo en toda su extensión en esta Página Web (www.tonsanjr.com

.

Fallo de primera instancia https://tonsanjr.com/fallo-popular-tribunal-administrativo-de-cordoba-sala-primera-de-decision/

.

Fallo en segunda instancia. https://tonsanjr.com/fallo-en-ultima-instancia/

A manera de conclusión solo quiero escribir lo siguiente. 

Los de la logia del CD tienen que aprender a respetar las OPINIONES de los demás, así no les gusten. 

Dejo esto que ha pasado en puntos suspensivos. Pero aquí me van a encontrar, a no ser que ustedes decidan hacer ‘algo más’. 

Pero antes de terminar sí quiero hacerle unas respetuosas solicitudes a Jairo Díaz Sierra y a Adriana Cote Velosa. 

Jairo Díaz, en su momento te envié un tuit de un ciudadano que te preguntaba cómo habías hecho para haber construido 6 edificios en el norte de Montería. Te pregunté si lo habías denunciado o entutelado. Pero sería bueno que aclararas eso, para que la gente no piense cosas raras de esas personas que se enriquecen de la noche a la mañana. No te estoy sindicando de nada. Simplemente que te fuiste en mi contra por OPINAR, pero veo que ante estas otras personas que te sindican de vainas, no haces nada. Además, que te has puesto la armadura de la moralidad y todo buen moralista tiene y debe ser, o parecer, ‘mas blanco que la nieve’. 

Ahora, le pregunto a Adriana Cote Velosa, con todo respeto, ¿el Centro Comercial Alamedas cómo fue construido? Lo pregunto porque en Justicia y Paz varios postulados han declarado cosas terribles. Y como usted representa a un gobierno que es ‘mas blanco que la nieve’ y está en una campaña moralista, no se ve bien no dejar en claro varias cosas. Yo sé que usted no tuvo nada que ver con la construcción de ese centro comercial, pero lo gerencia y administra. Otra pregunta. En un reciente gobierno municipal el Concejo de Montería expidió un Acuerdo para beneficiar con exenciones a algunas áreas comerciales construidas, pero los únicos que cumplían era Alamedas y otro. Se habla de millonarios regalos a concejales, qué me puede decir al respecto. Y, por último, ¿se tomó el Centro Comercial Alamedas una carrera de la ciudad y la zona del canal de la Circunvalar? 

Lo pregunto, porque cuando una persona toma la decisión de convertirse en adalid de la moral pública tiene que estar, al menos, ‘más blanco que la nieve’, que a quien le van a caer. 

Y, por último, lo de la Cámara está en investigación. Eso es otra cosa. Y que caiga quien tenga que caer. 

Los dejo con los últimos movimientos del CD en este tema. Están presionando a la Superintendencia de Industria y Comercio para que se tome, ‘como sea’, la Cámara y que todo se vaya para Justicia Ordinaria. Allí cualquier decisión demora un año y medio, o más, tiempo suficiente para que quien llegue se asalte eso. Así como pasó en Comfacor y en los Hospitales San Jerónimo y Sandiego de Cereté. Lo que pasa en estas tres últimas entidades es ignorado por estos dos moralistas del Caribe colombiano. 

Y, como termina el poema de Almafuerte: “Que grite y vocifere vengadora, ya rodando sobre el polvo tu cabeza”. 

¡Firmes y Combatiendo! 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

shares