Opinión

Urbaser Montería, la nueva ‘Cosa Nostra’ empresarial de Colombia

Sharing is caring!


Por: Toño Sánchez Jr.


Ni la guerrilla de las Farc en su pleno accionar. Ni los Paramilitares en su máxima capacidad de ataque le negaron la entrada a la Defensoría del Pueblo a los territorios donde tenían pleno control. Pero en Montería, una ‘empresa’, que se supone que está en la legalidad, se atreve a negarle la entrada a esta entidad del Estado. (Al momento de escribir esta Columna de Opinión – jueves 2 de septiembre a las 11 de la mañana- el Defensor del Pueblo, Carlos Camargo, guarda silencio sepulcral… o cómplice…o táctico… no sé).

Urbaser Montería es hoy lo que era Servigenerales, aunque muchas personas, muy cercanas a los dueños, afirman que es lo mismo, que lo que hicieron fue como pasar el billete de un bolsillo a otro del pantalón.

Llámese como se quiera llamar, Servigenerales o Urbaser Montería, son unos abusivos de mierda. Una gente sin agüero para hacer lo que les de la gana en este Municipio, ante la mirada complaciente de ALCALDES (En PLURAL), concejales y congresistas.

Yo he aprendido, en más de 30 años de Periodismo, que este tipo de silencio jamás es gratuito.

Una empresa como Servigenerales/Urbaser Montería, que se atreve, sin agüero, a no cumplir la SENTENCIA SU 217/17 es porque sabe que detrás de ellos está toda una estructura que tiene el MANDO sobre todos los entes de control, vigilancia e investigación del Estado y hasta del Poder Judicial para que no les pase nada y hacer lo que les venga en gana.

Yo al ver esto, se me viene a la cabeza la mafia. Así actúa la mafia. Toma el control de todo lo que pueda investigarlos o vigilarlos, es por eso que uno puede inferir que en Colombia hay ‘empresas’, armadas en la legalidad, pero con comportamientos mafiosos.

Los mafiosos hacen lo que les da LPG (La Puerca Gana, aunque puedes cambiar la P… por otra), porque saben que nadie les reclamará; ya que quien se atreva sufrirá serias consecuencias.

El día 1 de septiembre de 2021 una Comisión de la Agencia Nacional de Licencias Ambientales, ANLA, la Defensoría del Pueblo, la CVS y una comisión de los indígenas de la región fueron al Basurero a Cielo Abierto en Loma Grande a dialogar con los directivos de Servigenerales/Urbaser Montería, pero les negaron el acceso y no los atendieron.

Argumentaron que por haber un Desacato no los recibían.

Palabras más, palabras menos, los estaban castigando por atreverse a interponerles un Incidente de Desacato.

Ya que ellos se consideran ‘intocables’, como los mafiosos de los años 30 en Chicago, en Estados Unidos. Y como Pablo en los 80 y 90 del Siglo pasado.

Quiero recordarles a los monterianos que esta empresa llega a Montería por una alianza que hubo hace muchos años entre Alberto Ríos y Pedro Ojeda Visbal.

Una familiar de Alberto Ríos, al parecer, gerenció la concesión de Parques Nueva Montería, que en realidad era de Pedro Ojeda, pero que el alcalde Marcos Daniel Pineda García se la quita.

Los cercanos a esa amistad me aseguraron, con la condición del anonimato, que Alberto Ríos se le robó la segunda base a Pedro Ojeda, y este con la bola en la mano. Fue cuando Ríos se quedó solo en la plaza con el negocio de las basuras en Montería.

Alberto Ríos es llave a muerte con Germán Vargas Lleras. Dicen en Bogotá que son siameses en eso de los negocios del Estado.

Tampoco hay que olvidar que Pedro Ojeda es llave cerrada con Vargas Lleras, ya que los dos estudiaron en la Universidad del Rosario. Razón por la cual la pelea con Alberto Ríos fue controlada… porque los negocios están por encima de toda diferencia.

Como ven, esto es un entramado de una hermandad que me hace recordar a una muy famosa del sur de Italia, ‘La Cosa Nostra’.

Recuerden que hace unos años la CVS iba a emitir un concepto sobre el Basurero a Cielo Abierto de Servigenerales, como Vicepresidente estaba Germán Vargas Lleras, era inminente que el concepto no favorecía a Servigenerales (Había un familiar de la gerente de la empresa de la basura infiltrado en la CVS) y en un acto INCREÍBLE y SIN AGÜERO le quitaron la competencia a la CVS y se la llevaron para la ANLA en Bogotá.

Allá, como para guardar las apariencias, esperaron unos días y fallaron en favor de Servigenerales.

Yo no sé si soy demasiado arisco o suspicaz, pero tanta coincidencia en amistades y relaciones de todo tipo no son una coincidencia o casualidad. Aunque como ésta he visto las más insólitas de este mundo en Colombia.

Servigenerales/Urbaser Montería tiene hasta el año 2026 para seguir echando basura a cielo abierto en Loma Grande. El Alcalde de Montería no se atreve a meterse con ellos ni los concejales tampoco. Muy a pesar de tener una herramienta que se llama ‘Debate de Control Político’. No se sabe qué va a pasar en estos cuatro años que faltan.

Mientras tanto, la comunidad de Loma Grande no tiene todavía agua potable. Les hicieron unas acometidas hace más de dos años, pero el agua jamás ha llegado y desde la Alcaldía nadie da razón alguna.

Al Colegio lo único que le hizo Servigenerales/Urbaser Montería fue un encerramiento para que no se vea la manera indigna como estos estudiantes reciben clases.

El área para tomar la alimentación escolar es una humillación a la dignidad humana.

Los niños no pueden salir del salón de clases en los recreos porque no hay un patio salón o una zona de recreación.

No hay siquiera un playón para patear un balón.

Pero Servigenerales/Urbaser Montería dice con jactancia que ellos “han cumplido”.

Columna aparte merece lo que hacen los volcos que a diario transitan por allí para las canteras. Los dueños de estas canteras son otros irresponsables.

Si esto padece una comunidad ubicada a 8 minutos de la Calle 27 con Tercera (Donde está ubicado el Despacho del Alcalde), se pueden imaginar lo que padecen los corregimientos, veredas y caseríos de Montería más lejanos?

Dónde está el corazón de estos administradores, concejales y políticos de Montería.

Que quede claro. Todo esto comenzó hace 15 años.

Ya estoy que me paso para esa orilla que grita: “Roben, pero hagan algo”. Me avergüenza escribirlo, pero estoy que tiro la toalla.

Yo he escrito que la palabra imposible para lo torcido y retorcido no existe en Colombia y Montería, este caso es un claro ejemplo de que esto es cierto. Yo jamás había creído que en este país se podía delinquir desde la legalidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

shares