Opinión

Una ciudad con muchos Sepulcros Blanqueados

Sharing is caring!


Por: Toño Sánchez Jr.


Con todo el debido respeto, pero más con afecto, les pido el favor que me permitan esta columna donde me voy a meter con algunas creencias sagradas.

Voy a iniciar con una cita que es bíblica: “La muerte y la vida están en poder de la lengua, Y el que la ama comerá de sus frutos”. (Proverbios 18:21).

Antes de continuar considero que este libro, la Biblia, es tan importante como la Torá de los Judíos, y el Corán para los musulmanes; las tres religiones monoteístas por excelencia que defienden cada una a su Dios.

Para mí, léase bien, para mí, la Biblia es un libro que debe ser interpretado por cada quien como lo considere. Es más, para mí, es hasta un libro metafísico.

Pero ¿por qué todo esto?

Porque veo unos fervientes cristianos, cristianos; y otros cristianos, los apostólicos romanos que despedazan con su lengua a todo mundo, toda la semana. Pero cada domingo están, o levantando los brazos o comulgando.

Usted sabe que hay más de 80 citas bíblicas sobre la lengua, que hablan de su poder para lo bueno y para destruir.

Por eso no entiendo el manejo que tienen de la lengua estos fervientes creyentes de Dios, Yahveh o Alá.

No entiendo como crucifican con su lengua a un periodista, porque este, en su legal ejercicio de comunicar publica los tumbes de algunos funcionarios públicos. Pero esa misma noche aquellos están sentados a manteles con esos corruptos.

Algo más aberrante. Lapidan a periodistas por opinar, pero comparten y defienden a personas que se favorecieron con el narcotráfico y con los crímenes que muchos de ellos cometieron.

¿No hay aquí como una falta de coherencia o cordura?

Cómo es posible que una parte poderosa de una sociedad salga guillotinar a periodistas, pero desde los jueves de cada semana salen a homenajear a aparentes ex corruptos, ex bandidos, ex proxenetas y ex narcotraficantes.

Lo reitero, ¡yo no entiendo esto! A lo mejor, o lo más probable es que quien está mal sea yo. Y puede ser, porque estamos en una sociedad retorcida en sus valores. Y para utilizar otra palabra Bíblica: Que va camino a Sodoma y Gomorra.

Una gente que condena la corrupción en público, pero bien por la noche le está tocando la puerta al Gobernador y Alcalde de turno, o al congresista en ejercicio, para que le dé un puesto o un contrato. O hasta que lo lleve en una importante licitación.

¡Ahhh! Y para ellos si una persona crece financieramente eso es una afrenta. Entonces comienza una campaña de descrédito para decir que esos dineros son ‘mal habidos’ o ‘dineros calientes’, para usar un término de por allá de los años 80 del Siglo XX.

Una gente que condena al narcotráfico en público, pero que busca la manera que el narco los invite al festejo de la inauguración de su nueva finca, construida toda en teca. O buscan la manera de presentarle la hija al hijo del narco. Y hay hasta casos de proponerles que los ‘apunten’ en el próximo ‘envío’.

Sobre esto último, tengo testimonios de excomandantes de las Autodefensas que despreciaban a mucha ‘gente de bien’ de Montería porque se las tiraban de ‘honorables’, pero iban a proponerles corruptos negocios, con la condición: “Esto no tiene que saberlo nadie”.

Aquí cabe otra cita Bíblica, Mateo 23:27: Son unos sepulcros blanqueados.

Otra. Hablan de prostitución, dicen no conocer qué significa la palabra ‘prepago’, pero los viernes despliegan en sus celulares los números de todos sus ‘chulos’ y chulas’ de cabecera para recomendar que les envíen una mercancía bien joven.

Termina el fin de semana. Llega el domingo por la mañana y asisten al culto o a la misa de 10 a.m., o de 7:00 p.m., y a levantar los brazos y a comulgar.

Llega el lunes. Entonces reactivan todas sus cuentas de Whatsapp y comienza la carnicería contra todo mundo. Salen a demostrar con furia que son los neocatones morales de Montería y Córdoba.

Es cuando empiezan a expedir ‘certificados de moralidad y honestidad’. Son los que dicen que mujer es puta o casta. Quien es bandido o no. Quien será condenado o no. Quien será defendido o no. Quien se va a la hoguera o quien no. Esa es la estirpe de una gran parte de esta sociedad.

Lo que nunca han aprendido es que de lo que hablas eso recibes. Aquí viene otra cita Bíblica: De la abundancia de tu corazón habla tu boca.

Y esta sí que es una lapidaria cita.

Esa gente no está mal. Está reputamente enferma, porque su corazón está lleno de podredumbre y por eso su lengua habla solo eso.

Yo te pregunto, respetado lector o lectora, de qué está lleno tu corazón. De qué habla tu lengua. Y de qué Dios, Yahveh o Alá me hablas.

Tengo un inmenso respeto por esas tres religiones monoteístas, pero como lo dijo alguien: No soy cristiano, pero quiero ser como Jesús. No soy Budista, pero quiero ser como Buda. No soy Musulmán, pero quiero ser como Mahoma. No soy Judío, pero quiero ser como Yahveh.

Tú como quién quieres ser…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

shares