Opinión

¡Un momentico! Por qué no preguntamos qué países están detrás…

Sharing is caring!


Por: Toño Sánchez Jr.


Un comando armado ¡asesina al Presidente de Haití! Y en Colombia salen a pedir que reformen y transformen a las Fuerzas Militares, en especial lo exigen los de un extremo siniestro. Esto es como pretender ‘reformar o transformar’ a una familia colombiana porque desde su seno salió un bandido, puta o marica.

De los oficios más antiguos de la Humanidad está el de los espías y traidores. Historiadores muy versados ponen de primero la prostitución y luego sitúan a los mercenarios.

MI papá, que es un historiador cellejero, asegura que el primero de todos esos oficios fue el de ‘Sapo’. Al punto que sentencia: “No joda, tú te puedes imaginar la vida sin los sapos”. Pero de este delicado tema no se trata esta columna.

Los mercenarios siempre han existido. La Legión Francesa ¿qué fue? Los ‘Contratistas’ del Departamento de Defensa de los Estados Unidos ¿qué son? Los ‘Contratistas’ ex SAS de los Británicos ¿qué son? Los ex KGB (Creo que hay un Presidente en ejercicio) ¿qué son?

Todos, absolutamente todos, los organismos de inteligencia del mundo, activos o no: CIA, Mosaad, KGB, MI5, Stasi, Gestapo y demás… tenían sus grupos para que les hicieran los trabajos sucios, los asuntos de ‘plomería’ o ‘fontanería’. Ya ustedes saben que corre por ese tipo de tubería.

Entre la ‘comunidad de inteligencia’ en Washington hay una frase bien diciente: “Muchas veces, para dejar las cosas limpias hay que ensuciarse las manos”.

Y se las han ensuciado bastante.

No se olviden que los Estados Unidos respaldaron una operación encubierta que terminó llamándose ‘Irangate’. En donde negociaron con el Cartel de Medellín y de Cali para meter cocaína al país del norte a cambio de armas y pertrechos para la ‘Contra’ nicaragüense. (Todo esto está documentado en libros y en Netflix). Y el Cartel de Guadalajara, en manos de Miguel Ángel Félix Gallardo y Rafael Caro Quintero, fueron el enlace en México. Félix Rodríguez, exoperador de la CIA, estuvo implicado en todo. Ustedes lo pueden recordar en esa famosa foto en donde está al lado del cadáver del ‘Ché’ Guevara en una plancha de concreto, en una ruin morgue de Bolivia.

Yo ante este asesinato del Presidente de Haití no me pregunto por los mercenarios, pregunto quién estuvo detrás de este vil crimen, QUIÉN CONTRATÓ a esos mercenarios.

Me pregunto, por qué el mundo se queda callado, en especial los llamados países del G-8 y desarrollados, ante los crímenes de Ruanda, Yemen, Irak, Siria, Somalia, Haití. ¿Por qué?

¿Por qué? el imperio, Estados Unidos, permitió por tantos años a un ‘papa doc’ en Haití. Esas son preguntas que el imperio de la democracia no ha contestado en este hemisferio.

Por qué permiten que un troglodita como Daniel Ortega, junto a la bruja de su esposa, den ese mal ejemplo de lo que es una democracia. Para que luego todo eso sea replicado en otros países del sur.

Aquí algo está mal en la manera de interpretar la GEOPOLÍTICA de este lado del mundo.

Y en Europa ni hablar.

Un exdirector del CICR en Colombia, Pierre Gassman, le dijo una noche en tragos, a Carlos Castaño, “esto de los Derechos Humanos tiene una perversa interpretación. Los chinos se sientan a hablar de comercio con la Unión Europea y estos últimos comienzan a hablar de Derechos Humanos, los chinos se levantan de la mesa y se van. Los europeos enseguida los llaman y comienzan a hablar de otra cosa… de negocios”.

Con los chinos no hablan de Derechos Humanos, pero a Colombia y otros países los arrodillan por ese tema. Ojo, no estoy en contra de los Derechos Humanos, solo que es un racero bien perverso.

Un operador de la Fuerza Delta de los Estados Unidos que estuvo en Magadiscio en aquel terrible domingo del 3 de octubre de 1993 lo dijo crudamente en una entrevista con el periodista Mark Bowden: “Después que la primera bala te silba cerca a tu cabeza, los Derechos Humanos y la política se van a la mierda”.

Aquí también todo se va a la mierda si no sabemos qué países están detrás del asesinato de un Presidente… así sea el de Haití.

¿Por qué el ‘mundo desarrollado’ permite esto?  Y otras cosas más terribles.

Y no lo olvidemos, el problema no son los mercenarios, siempre van a estar en el ‘mercado’, como todo malo. La cuestión es QUIÉN los contrata.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

shares