Opinión

No se han robado el Río Sinú de vaina

Sharing is caring!


Por: Toño Sánchez Jr.


¡De una vez! El problema del Río Sinú es que se han robado por años sus humedales, sus zonas de amortiguamiento y hasta sus riberas. El otro, que sus puntos críticos y bocas se han convertido en un ‘enriquecidero’ de contratistas, alcaldes, gobernadores y congresistas. Y el tema de la Represa de Urrá, eso es otra cosa.

No existe nada más previsible en Córdoba que las inundaciones, en determinadas épocas del año, de sus ríos: San Jorge, Sinú y San Pedro. Es más factible que deje de salir el sol a que no haya inundaciones recurrentes. Esto de las inundaciones es un HECHO NOTORIO o de CONOCIMIENTO PÚBLICO en este Departamento y que a nadie tiene que tomar por sorpresa.

La cuestión es que las inundaciones -como la salud, la alimentación escolar, las vías terciarias- son también un botín para robar.

Sé de alcaldes que se frotaban las manos cuando se venían inundaciones. Porque podían echar mano de lo que se conoce como la ‘Declaración de Emergencia’. ¿Cuál es el plus de esta medida? Que puedes contratar a dedo limpio y con el que sea.

Hay rebusque en todo: Con los damnificados, alimentación, obras civiles para contener la inundación, sacos o costales, arena, mano de obra, proyectos productivos, reubicación, transporte de gente y materiales y hasta queda para el tinto.

Los alcaldes y gobernadores se burlaban de las alertas tempranas y pronósticos. ¿Por qué esa terrible omisión? Vamos a responder esto amparados en la presunción de buena fe, y es que era que estaban muy, pero muy atareados gestionando recursos para grandes obras de desarrollo de sus municipios y gobernaciones.

Aquí se sabe donde están todos los puntos críticos del Río San Jorge y Río Sinú. Es más, muchas de esos puntos son considerados como ‘fantásticos’ porque se han vuelto las ‘bocas millonarias’, porque han enriquecido gente hasta más no poder. La cuestión es que cada dura inundación el río rompe por donde supuestamente hicieron las millonarias obras, y ojo, no son crecientes de retorno, sino crecientes normales. Fácil de contener y/o mitigar.

Hace muchos años, el Gobierno Nacional de Ernesto Samper, giró la más grande suma de dinero conocida para que se hiciera una millonaria inversión en todos los puntos críticos del Río Sinú, para que, de una vez por todas, se acabaran los problemas de las inundaciones.

¿Por qué lo hizo Samper? A lo mejor para asegurarse su respaldo en el Congreso.

A ese proyecto se denominó ‘El Plan Torniquete’.

Se lo despacharon todos los congresistas que defendieron a Samper con el Gobernador de Córdoba de ese entonces, Carlos Buelvas Aldana, ya fallecido.

¡Créanme! Son muchas las casas y apartamentos que se construyeron en EL Recreo con ese millonario ‘Plan Torniquete’. Ni hablar de las Toyotas cuatro puertas que empezaron a rodar (aún ruedan muchas, pero en otras manos) por las calles de Montería.

Fue uno de los asaltos más grandes contra toda esa población que vive en esos puntos vulnerables.

Y cómo era de esperarse… no pasó absolutamente nada. Toda aquella gente está como el gran Johnnie Walker… Siempre Tan Campante.

Una anécdota. Un mes antes de irse Samper, convocó a todos los gobernadores del país a una convención de despedida. Vendida toda la boletería. Y debía ser así, ya que todos estaban atarugados del billete que les ‘embombó’ en su período.

Ernesto Samper es conocido por muchas cosas en el mundo de la narcopolítica y por tener un ácido y sarcástico humor. En esa convención cuando empezó a mencionar a los gobernadores por orden alfabético, les decía su nombre y apellido, y luego agregaba la ‘chapa’ del escándalo que tuvieron en su período. Cuando llegó al de Córdoba dijo: “Gobernador Carlos Buelvas, Míster Torniquete”.

Y todos muertos de la risa.

Sí, porque en este país da risa robárselo.

Desde allí toda esa población que vive en zonas vulnerables y de riesgo por inundaciones quedó en manos de lo que se le diera por hacer al bello y majestuoso Río Sinú cada año.

Ese es un punto. Pero el otro, es aún más grave. Consiste en el sistemático robo de los humedales en Córdoba y de todas las zonas de amortiguamiento del Río Sinú.

Con respecto a esto nadie dice nada. Porque quienes se han robado eso son poderosos finqueros, hacendados y agricultores de viejas épocas. No sé cómo esa gente duerme tranquila.

Lo que sí ha hecho la gente pobre es ponerse a vivir en la ribera del río, pero ya están acostumbrados a irse por el tiempo de las inundaciones y luego regresar, si es que antes no se lo ha robado un finquero.

Sobre la Represa de Urrá solo quiero decir que nunca se ocultó que para controlar al Sinú totalmente se necesitaba Urrá I y Urrá II. Que iba a haber consecuencias ambientales, claro que sí, pero se podían mitigar, como se ha hecho en otras grandes presas del país y del mundo.

Ya para terminar, causa indignación ver a poblaciones de municipios afectados protestando y taponando vías por las inundaciones. Como si el Gobernador de Córdoba controlara las lluvias y las llamadas crecientes de monte que se dan después de la Represa de Urrá.

Los responsables son los Alcaldes que sabían lo que se venía y ni estaban preparados ni hicieron nada por hacerlo. (No sé si adrede o no).

Esto lo que debe servir es para despertar la verdadera solidaridad con los damnificados y para exigir a los congresistas de Córdoba qué digan lo que van hacer de ahora en adelante para intervenir, de una vez por todas, todos los puntos críticos del Río Sinú y San Jorge. Esto no es dejando ‘Constancias’ en vacías comisiones del Congreso. Está comprobado que esas tales ‘Constancias’ están en la categoría NSPUC.

Lo único que le falta a este Departamento es que una mañana de estas, uno se asome y se hayan robado el Río Sinú. Acuérdense que la palabra imposible para lo torcido y retorcido no existe en estas tierras.

Para Que Conste. Le recuerdo a los verdaderos salseros (no a los salseros ‘básicos’) que hay que celebrar las 9 Noches del ‘Judío Maravillo’, el Maestro Larry Harlow.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

shares