Opinión

La VERDAD de Salvatore Mancuso está ‘SECUESTRADA’

Sharing is caring!


Por: Toño Sánchez Jr.


“Según la ONU, la Justicia Restaurativa es una metodología para solucionar problemas, que se basa en el principio fundamental de que el comportamiento delictivo no solamente viola la ley, sino también hiere a las víctimas y a la comunidad”. (https://www.justizia.eus/justicia-restaurativa).

“Una definición generalmente aceptada de justicia restaurativa es aquella proporcionada por Tony Marshall: «la justicia restaurativa es un proceso a través del cual las partes o personas que se han visto involucradas y/o que poseen un interés en un delito en particular, resuelven de manera colectiva la manera de lidiar con las consecuencias inmediatas de éste y sus repercusiones para el futuro»”. (https://es.wikipedia.org/wiki/Justicia_restaurativa).

Hay una escena de la película ‘Algunos hombres buenos’ (También aparece como ‘Cuestión de Honor’) en donde Jack Nicholson trabaja como 15 minutos a penas y hace un magistral papel que le mereció ser nominado a Mejor Actor de Reparto. En esa escena en mención él dice: “¿Quieres la verdad? ¿Para qué quieres la verdad? ¿Qué vas a hacer con ella?”.

Igual pregunta tenemos que hacernos los colombianos: “Para qué queremos la VERDAD”. “Qué vamos a hacer con ella”. Sembrar más odios… para vengarnos… para destruir… para desquites políticos… para linchamientos mediáticos y públicos… para invitar a subvertir el orden y acabar con un país…

Tenemos que ser primero honestos con nosotros mismos. Y respondernos internamente esa pregunta.

Yo creo que la Verdad tiene que servirnos en estos terribles momentos que vivimos como sociedad, es para honrar a las verdaderas víctimas de esta cruel guerra mata pobres, para reconciliarnos, para dar paso al perdón y para construir esperanza, dicen que la esperanza es el ancla del alma.

Aquí un extremo quiere la verdad para usarla como ‘mercancía politiquera’ y para manejarla como ‘verdad ideológica’. Pero nunca para resarcir a las VÍCIMAS. Y el otro extremo, no la quiere, porque saben que ellos fueron los verdaderos financiadores de las Autodefensas y de grupos Paramilitares y de Justicia Privada.

No me vengan hoy con el cuento de que los abarroteros de Tierralta y Valencia en Córdoba fueron los financistas del Paramilitarismo en Colombia.

Como tampoco pueden venir hoy a echarle a Salvatore Mancuso la culpa de todo lo que ocurrió en esta cruenta guerra. Mancuso sabe por qué debe responder y lo ha hecho, pero no hay duda de que existe una cacería para deslegitimarlo como narrador de la verdad en Colombia. Cacería que puede llevarlo a que lo asesinen.

Por eso la Carta que le envió a Álvaro Leyva Durán es de una trascendental importancia. Allí hay unas verdades que han debido de preocupar a muchos y muchas en este país. La lectura, entre líneas, de esa Carta es de una pasmosa connotación. Y creo que esa Carta es más importante por lo que no dice, pero deja entrever.

Días antes de la Carta de Mancuso todos los medios de comunicación en Colombia se ‘coordinaron’ para decir que este ex comandante de las extintas AUC, se quería ir para Italia para no contar la verdad y que se estaba burlando de las Víctimas.

Pero al leer la Carta uno concluye que Mancuso ni se está burlando de las Víctimas ni quiere evadir contar la VERDAD. ¿Entonces quien está mintiendo aquí? No me cabe duda de que los medios.

Primero ignoraron o relegaron la noticia de la conversación entre Rodrigo Londoño, antes Timochenko, y él. Dos acérrimos enemigos que llenaron de sangre a Colombia. Esa charla, en vez de convertirse en un buen ejemplo de reconciliación, fue ignorada. Así esos mismos medios han ignorado, adrede, todas las Jornadas de Perdón y Reconciliación celebradas entre Mancuso, sus hombres y las Víctimas, en donde se perdonó lo imperdonable. Al igual que tampoco mostraron las jornadas de perdón y reconciliación del Bloque Central Bolívar en el Sur de Bolívar.

Y yo creo inferir ¿por qué?

Porque es a esos dueños de los medios de comunicación y a los poderosos de este país a quienes no les interesa NI LES CONVIENE que se sepa la VERDAD. Y menos, que estos excombatientes estén dando muestras de pedir perdón y buscar la reconciliación.

La Carta de Mancuso es de una aterradora VERDAD.

Permítanme citar algunos apartes:

– “(…) la necesidad de que el país conozca la verdad del conflicto armado, sin ambigüedades, de forma completa y que esta sea contada de CARA AL PAÍS, donde las víctimas sean honradas por nosotros con esa verdad…”. (Las mayúsculas aquí son del autor de la Carta).

– “(…) con el objeto que dicha verdad sea el cimiento sobre los cuales, se construya y transforme Colombia en un mejor país, impidiendo que se repitan esos actos que enlutaron y dañaron las vidas de miles y miles de nuestros hermanos colombianos, por eso, la mejor forma de reparación es que nos solo se conozca la verdad, sino también, como una forma de no repetición que genere acciones efectivas e incluyentes por parte del Estado colombiano”.

Espero que no vayan ahora de tildar a Mancuso de comunista por usar la palabra ‘incluyente’. Porque así estamos ahora aquí. Si uno habla de desigualdad te estigmatizan de ser izquierdoso.

Sigamos.

– “(…) es el momento que todos los actores armados que hicimos y hacen parte del conflicto armado interno y el propio Estado, nos sentemos de forma sincera en un solo lugar y de cara al país, sin permitir que la verdad sea secuestrada o manipulada, sin importar a quién beneficia o perjudica, puesto que la verdad es la verdad…”.

Yo creo en este párrafo está toda la carga de profundidad que debe tener MUY PREOCUPADOS a muchos en todo el territorio nacional.

– “(…) pero a quienes no les interesa que se conozca la verdad, tratan de hacerme ver como si no lo hubiera hecho, esta es una estrategia de intimidación, es por eso, que se hace indispensable y necesario que las verdades sean conocidas en TIEMPO REAL, sin ediciones y limitaciones”. (Aquí las mayúsculas sí son mías).

¿Sí está dispuesto el Gobierno Nacional, el Estado y los poderosos permitir una VERDAD EN TIEMPO REAL?

– “Se dice en Colombia que lo que está ocurriendo actualmente con mi situación jurídica, carcelaria, migratoria, es una estrategia o justificación para no contar la verdad, nada más alejado de la realidad, es absolutamente falso, lo único que busco son las garantías necesarias para proteger mi vida y la de mi familia”.

Hoy en día este párrafo fue ignorado (¿adrede?) por todos los medios de comunicación.

– “Lo reitero, como lo manifesté de forma verbal, que estoy dispuesto a comparecer ante la Comisión de la Verdad…”.

– “… LA VERDAD NO PUEDE SEGUIR SIRVIENDO PARA BENEFICIAR A INTERESES OSCUROS…”. (Aquí las mayúsculas son mías).

Apartes como el anterior son los que hay que interpretar y leerlo entrelíneas.

– “Soy un testigo excepcional, único en la realidad histórica del conflicto, el haber participado directamente del conflicto armado interno me confiere la autoridad para hacer parte de este proceso de justicia transicional (…) en el cual no solo participaron las guerrillas, sino también, otros actores armados como las AUC del cual hice parte y por mi condición indiscutida de tercero, financiador, colaborador, como un AGENTE DEL ESTADO DE FACTO que ostenté por muchísimos años…”. (Aquí nuevamente las mayúsculas son mías).

Nadie, hasta la fecha, se había atrevido a escribir esto, en especial esto último. Esto es, que los Paramilitares fueron unos ¡¡¡Agentes del Estado de Facto!!!

– “(…) cuando conté de forma detallada de las relaciones del Estado y las AUC, Colombia ya sabe lo que me ocurrió, como venganza criminal y para callarme fui extraditado, debido a que relaté como colaboradores, funcionarios cercanos al gobierno del presidente ÁLVARO URIBE, como FRANCISCO SANTOS, hoy embajador de Colombia en los Estados Unidos, JOSÉ MIGUEL NARVÁEZ, sub director del DAS quien tuvo la responsabilidad en la muerte de JAIME GARZÓN, de PEDRO JUAN MORENO amigo personal y Secretario de Gobierno de la Gobernación de Antioquia, fueron personas muy cercanas con las AUC, también narré lo referente a algunas situaciones que se presentaron con el mismo PRESIDENTE URIBE…”. (Estas mayúsculas sí son del autor de la Carta).

– “En los encuentros cara a cara con las víctimas comprendimos el dolor causado a millones de personas en más de 50 años de conflicto, yo también fui responsable, no fue fácil, ver ese dolor en las madres viudas, hijos huérfanos, desplazados sin techo, mujeres violentadas en su ser, en su intimidad, quienes padecieron discriminación, esa cara de sufrimiento en los indígenas, negritudes, campesinos, en fin, en miles de víctimas que pude tener frente a frente a través de una pantalla, a ellos les debemos todo, esos momentos han sido tortuosos para mí, pero suficientes para no justificar nuestros crímenes, sino para aceptar humildemente lo equivocados que estábamos y asumir nuestra finalidad, finalmente pedirles perdón a las víctimas y comprometerme a que JAMÁS VOLVERÉ A ATENTAR DE FORMA ALGUNA CONTRA NINGÚN SER HUMANO”. (Aquí nuevamente las mayúsculas son del autor de la Carta).

Yo prefiero ver cartas como esta de excombatientes, que verlos nuevamente uniformados y con un fusil al hombro. Pero a los medios de comunicación del interior no les interesa promover posiciones como la que sentó en el párrafo anterior este excomandante.

– “Está en todos parar esto, mi voluntad y compromiso con las víctimas, la verdad, el país, a pesar de todo lo que nos ha sucedido, sigue inquebrantable.”.

Luego sigue un párrafo en donde le dice a Álvaro Leyva que se compromete a seguir “honrando a las víctimas”.

Lo reitero, esta carta es lo que se conoce como fuente de primera mano, ¡y está escrito!, pero ¿por qué es ignorada y tergiversada?

Aquí pretenden que la barbarie le caiga a una sola persona. Esto me hace recordar el informe de Ernesto Sábato donde planteo ‘La teoría de los dos Demonios’ sobre la dictadura argentina. Aquí en Colombia tiene que ser la de ‘Los TRES Demonios’, y el primero es el Estado… el más demoníaco de todos.

¿Quién fue el que le puso a ‘Móvil 5’ el primer fusil en sus manos? ¡El Estado!

Hay algo que no se ha dicho. Mancuso tenía su propia gente, no necesitó de las AUC cuando se crearon, pero por disciplina se acogió a ellos. ¿Y toda esa gente quien se la puso a Mancuso? ¡El Estado!

No hay duda de que hay políticos y gente poderosa más enredada con el Paramilitarismo que el mismo Mancuso. Por eso es que se le han ido encima.

Hay ex comandantes de las AUC que los han querido extraditar por no decir lo que les mandaron a decir desde el Estado que dijeran. Pero esto el Gobierno Nacional no lo dice. Ni sus medios.

El origen del Paramilitarismo en Córdoba es el más fácil de deducir en Colombia. Solo miren quiénes fueron los Comandante de la Brigada XI y la Policía en Córdoba en los años 80 y 90 del Siglo pasado.

Cuando la supuesta ‘majestad de la justicia’ actúa así en Colombia, y en medio de un proceso de Justicia Transicional, de qué clase de RECONCILIACIÓN y búsqueda del PERDÓN estamos hablando.

A este Estado, y en las manos de quien está, le importa un carajo las VÍCTIMAS. Solo quieren es silenciar, a como dé lugar, la VERDAD que cuente cómo poderosos financiaron la más cruel guerra mata pobres de este Hemisferio.

Tiene que quedar en claro, de una vez por todas, que los ex combatientes y ex comandantes de Autodefensas y los del Paramilitarismo SÍ quieren contar la VERDAD, pero fuerzas oscuras o agazapadas en el Estado no lo permiten.

Entonces, la VERDAD ¿para qué?

***

Para Que Conste. Cuánto me gustaría saber cuál fue la Magistrada que puso en un parqueadero a los emisarios a contar una coima de más de mil millones de pesos por elegir a un Fiscal. Este hecho indignó a ‘Macaco’… y no era para menos.

shares