Opinión

Fue una noche maravillosa e inolvidable

Sharing is caring!

El mes de Agosto no puede pasar inadvertido para Córdoba, es más, deberían declararlo el mes de ‘Happy’ Lora. Con esta columna escrita hace unos años quiero homenajear a ese gran cordobés, Miguel ‘Happy’ Lora.


POR TOÑO SÁNCHEZ JR.


Hay victorias tan maravillosas que nos permiten acordarnos por el resto de la vida dónde estaba uno en ese momento y qué hizo. La noche del 9 de agosto de 1985 es una de ellas. En esa memorable fecha, un alegre y virtuoso boxeador del peso Gallo nos dio el Título Mundial de esa categoría, avalado por el Consejo Mundial de Boxeo. El triunfo de este monteriano fue recibido como propio por el resto de la región Caribe. Hay una generación completa que no sabe y conoce que esa ha sido la más grande alegría de esta tierra, y que nos la dio un pequeño paisano que se la pasa por nuestra ciudad siempre sonriente y orgulloso de su logro.

Nunca tendremos cómo pagarle a ‘Happy’ Lora por dos cosas que hizo por nuestra Córdoba, diferente a ganar el Título Mundial de Boxeo. Pero para saberlas hay que remontarse a la Cra 8 No 22 – 84, lo que se conoce como Chuchurubí, el antiguo centro de Montería, en donde vivió ‘Happy’ con su madre y abuelos. A un lado, en la Calle 23 con 8 está la casa de los López Castellar, y a uno de ellos, Ivo, se le dio por montar en el patio de la casa un ring y un gimnasio, que daba con el patio de los abuelos del ‘Happy’, a quien una tía ya desde muy pequeño lo había bautizado con este mote, porque pasaba siempre sonriente y alegre.

Todas las tardes a ‘Happy’ le llamaba la atención el golpeteo que se escuchaba en el patio de los López Castellar, también le gustaba la gritería que se oía: “baja, baja, baja… sube la guardia, mete ahora el gancho… salte, salte, salte de las cuerdas… no dejes la guardia abajo… tiempo!!!

Lo que separaba a ‘Happy’ de lo que iba a ser en la vida era una paredilla de un metro con noventa de alto. Nunca se imaginó que cuando se subiera allí su vida iba a cambiar para siempre, y se subió. Cogió de una esquina de su patio lo que una vez pudo ser una escalera y se montó a la paredilla.

Lo que vio, jamás lo ha olvidado. Allí estaban todas las glorias del boxeo cordobés y colombiano. El ‘Yata’ Durango, quien una vez se fue para México con los hermanos Torres y allá derrotó al ‘Cuajo’ Olivares, algo jamás impensable. Qué buen boxeador era el ‘Yata’ pero sin suerte para conseguir una pelea de título mundial. También estaba allí el temible ‘Barbulito’ Zuluaga. Enrique ‘Kike’ Higgins, este fue el primer cordobés en pelear por un Título Mundial, se enfrentó al campeón Julio Rojas en Los Ángeles, California; los testigos afirman que a Higgins le robaron la pelea. El futuro de este gran boxeador se acabó cuando una noche decidió en compañía de un amigo matar a una puta y tirarla al río Sinú amarrada a un cigüeñal. También se entrenaban en ese patio de los López Castellar Samuel Gómez, Luis Zuñiga, Juan González y el mismo Ivo López.

Y a pocas cuadras de la casa de ‘Happy’, en la 23 con 9, estaban los hermanos Gómez Hernández, Hernancito y Óscar, amantes empedernidos del boxeo y empresarios del mismo. ‘Happy’ y Óscar se subían a un palo de caucho que aún está en la casa donde vivió su infancia este último. Y allí comenzaban a soñar. Por eso hay que tener cuidado con lo que se sueña, porque lo más certero es que se te cumpla. Allí Óscar le decía a ‘Happy’: “Tú vas a ser campeón del mundo”. Y ‘Happy’ le respondía: “Todos los días lo sueño y sé que voy a ser famoso, y que la gente querrá estar siempre a mi lado”. ¡Y así fue!

El estado natural de ‘Happy’ Lora es la alegría, pero si querían verlo aún más alegre, había que ponerle a Óscar D’ León, la Dimensión Latina, Pastor López, Los Melódicos y porros, en especial, ‘María Varilla’. Fue a punta de baile como se levantó a Piedad, que para aquel entonces tenía 14 años, en una fiesta organizada donde los Peniche. Piedad sigue siendo hoy su esposa. Y ese amor por la música, salsa, tropical y el porro lo llevó a honrarnos con dos regalos más esa noche del 9 de agosto de 1985.

Semanas antes de la pelea por el Título Mundial de los Gallos contra el campeón Daniel Zaragoza, ‘Happy’ Lora le hizo una petición especial a un amigo para que le llevara dos encargos, y de allí nació una acción por parte de él que será impagable. ‘Happy’ se reunión con el organizador del combate y le entregó un viejo casete y le recalcó que era “el primero del Lado A”. Ese mismo día el casete fue entregado al responsable del sonido del Tamiami Fairgrounds Auditorium de Miami.

Ya en su camerino, ese 9 de agosto de 1985, y luego de terminar su calentamiento, ‘Happy’ coge una gran bolsa que tenía en un rincón y saca el contenido. Y comienza una ansiosa espera. Llega la orden de los organizadores para que se inicie el ritual del recorrido del retador, desde su camerino hasta el ring. Lo que sigue lo vio y oyó el mundo entero por televisión. Empieza a sonar en el Tamiami Fairgrounds Auditorium de Miami el porro ‘María Varilla’ y en seguida se ve un inmenso sombrero ‘Vueltiao’ en la cabeza del retador. Allí estaba ‘Happy’ honrando a nuestro porro y a nuestro emblema, el sombrero ‘Vueltiao’. Narra el mismo ‘Happy’ que haber oído ese porro antes de subir al ring lo convirtieron en un verdadero león.

Una hora después, Miguel ‘Happy’ Lora se convertiría, por decisión unánime de los jueces, en el nuevo Rey del peso Gallo del CMB. Y nos enseñó a ganar y a que podemos ser ganadores cuando soñamos y trabajamos por ellos.

‘Happy’ Lora hizo 8 defensas de su título, ganó siete. Y peleó con los mejores peso Gallo del mundo en ese momento. Su pelea más dura fue contra el puertoriqueño Wilfredo Vásquez. Después de esa pelea ‘Happy’ quedó afectado del tímpano de su oído izquierdo durante un mes, fisura en el malar derecho que lo obligó a un descanso de 6 meses. Fue una defensa memorable que lo hizo ser respetado por propios y extraños. Gracias ‘Happy’, por tanta alegría y lecciones, y para mí, siempre serás nuestro eterno Campeón Mundial. Fue hace 36 años… pero sé todo lo que hice y pasó ese día.

Para que Conste. Desde Bogotá nos hablan de Vías 4G, puertos y vías férreas. Yo quiero preguntarle, respetuosamente, al Gobierno Nacional por cuál región de Córdoba (la que está en Colombia) pasan todas estas obras. Nos vendieron la idea que un puerto en Córdoba era imposible, pero ya lo van aprobar otro para el Urabá.

shares