Opinión

De qué lado está el Estado colombiano

Sharing is caring!


Por: Toño Sánchez Jr.


Antes de iniciar esta columna hay algo que tiene que quedar en claro, TODA empresa de salud que haya prestado un servicio TIENE todo el derecho de facturar y cobrar. Pero a la entidad que va a pagar le asiste también todo el DERECHO de verificar si el servicio se prestó. 

Para nadie es un secreto lo que le ha tocado recorrer a Córdoba en escándalos por el tema de salud. Nos etiquetaron con todo tipo de carteles, que no vale la pena recordarlos. 

Pero lo que estamos viendo hoy es increíble. 

Una entidad como Supersociedades, intimidando a una Gobernación para que pague un poco más de 9 mil millones de pesos a como dé lugar, eso jamás se había visto. 

¿Y quién nombra a los Superintendentes en Colombia?  

¡El Presidente de la República! 

Esos tipos solo le responden al Presidente. Por eso hacen lo que les venga en gana, son manes sin agüero. 

La Gobernación de Córdoba jamás ha desconocido que le deba a IPS por el tema NO POS, lo único que ha hecho es contratar una auditoría para establecer si lo que le están cobrando tiene los respectivos SOPORTES para pagar. 

Pero el haber tomado esta decisión ha desatado la ira y persecución de ciertas ‘fundaciones’ en contra de la Gobernación y de quienes respalden la medida del Gobernador. 

Al punto de que el delegado de Supersociedades amenazó con solicitar que Córdoba saliera de lo que se conoce como ‘Ley 550’.  

Esto me hace recordar que hace unos años un Viceprocurador General de la Nación llegó a Montería a Conminar al Gobernador de turno a que le pagara a esta misma ‘Fundación’ lo que se le adeudaba, sin que se glosara nada. 

Recuerdo que el Meridiano de Córdoba tildó a ese Viceprocurador de ‘Cobrador’. 

Yo no sé si 9 mil millones de pesos vuelven loca a la gente, lo que sí sé es que la Gobernación de Córdoba tiene que parase y definir qué se debe y qué no se debe. 

Todas las IPS tienen el derecho de cobrar, pero a la Gobernación también le asiste el derecho de AUDITAR todas esas cuentas. 

Que antes no lo hacían, bueno, hoy sí lo hacen, de malas. 

Hay IPS de estas que tienen hasta veedurías, que las tiran adelante para intimidar a gobernantes; también tienen a periodistas pagos para acorralar al mandatario. Esto de la salud en Córdoba ha dado para todo. 

Pero creo que ha llegado el momento para enderezar todo, cueste lo que cueste. 

Admiro la posición del Diputado Carlos Gómez, que es contrario al Gobernador de Córdoba, pero ante esta situación salió en defensa del Gobernador y de la institucionalidad. De esto se trata ser un buen político, de defender lo legal, así no sea aliado político del gobernante de turno. 

¿Qué hay detrás de todo esto? 

Toda una trinca para robarse otra vez a Córdoba en salud. Todo esto va a terminar en una decisión que tomará la Supersalud. Se las canto desde ahora, lo que decida, determinará para dónde va el billete. 

Yo jamás había visto al Estado en contra del Estado. 

Yo creía que las Superintendecias estaban constituidas para defender los intereses de la sociedad, pero cuan equivocado estaba, están hoy en día para ‘cuidar’ otros intereses. 

Lo reitero, el presidente de la República es el nominador de esos sujetos, que hoy en día son manes ‘sin agüero, porque tienen el beneplácito del presidente de turno. 

Otra pregunta: ¿Por qué en Córdoba todo mundo se roba la salud? Pero cuando llega alguien a poner orden, lo persiguen, pero no acorralan a los ladrones de la salud. 

Qué vaina de fregada. No entiendo los estándares de honestidad de esta ciudad y de los acrisolados bogotanos. 

Admiro la posición del Gobernador de Córdoba ante esta PRESIÓN para que pague 9 mil millones de pesos a una Fundación que no ha soportado debidamente la prestación del servicio cobrado. 

Le pido a la Auditoría de la Universidad de Cartagena que acelere su trabajo. Si hay que pagarlo, que se pague; pero si no hay los soportes, que no se pague nada. Así se retuerza el Supersociedades y el Supersalud. 

shares